Posteado por: Arlen Manzanares | 19 enero 2010

LO QUE SE CONSIGUE CON UNA BUENA LECTURA

Cuenta Jesugel que cuando Simón Bolívar, rico tertíte. niente suramericano, llegó a Europa a los 16 años, tuvo una desagradable constatación:- “Los jóvenes de España son más pobres que yo y valen más. Por qué?”. buena lecturaLuego pasó a Francia y exclamaba: “Por qué si los franceses son menos ricos que yo, sinembargo valen más?” —Y al pasar a Italia hizo la misma constatación amarga: Los romanos tienen menos dinero que yo, peyo valen más, por qué?”— y su maestro Simón Rodríguez le dió la repuesta acertada: “Los europeos son más pobres que Ud. y valen más, por una sencilla razón: porque los europeos leen más que los suramericanos. Los suramericanos son inteligentes pero no les gustata leer. Por eso tienen el cerebro casi sin estrenar. Oiga bien Simón: “un hombre que no lee es media persona no m´s” —Y dicen que Bolívar dió un fuerte puñetazo a la mesa y exclamó: juro por mi honor que no meré media persona No pasará día de mi vida sin hacer una buena lectura -,Y así lo cumplió. su secretario O’Leary cuenta que aún en los mí. fatigosos días de batalla (Pantano de Vargas, Carabobo, Junín, etc.) cuando a la. primeras horas de la noche todos descansaban rendidos. Bolívar ensu hamaca, a la luz de una vela pasaba horas leyendo. No quería ser media persona, Y así, sin haber hecho estudios de colegio, sin haber ido a ninguna universidad, por solas sus lecturas, llegó a ser uno de los más intruídos hombre. de America., y leyó los clásicos y muchisims obras de historia. Sus proclamas militares no han sido superadas hasta ahora, y de su Crítica a la Oda de Olmedo afirman los literatos entendidos que es un escrito sagaz en cuanto a análisis, perfecto en cuanto a buen gusto y cabal en cuando a erudicción. Y Bolívar lo que sabía lo debía a sus lecturas personales porque no hizo estudios. Leía mucho Cervantes y ya en sus últimos años decia: Lo que más ratos amenos me proporciona y mas tristeza me aleja es la buena lectura” . Uno de sus mas grandes descubrimientos Fué, “una persona sin lecturas es una persona incompleta”

Los que analizan a Cristobal Colón anotan que lo que lo empujó a su famosa empresa de descubrir a América fueron sus frecuentes lecturas. Estas lo animaron a una hazaña que nadie más se había atrevido a intentar.

Las estadisticas dice que el 63% de la gente de Suramerica no lee nunca un libro Solo lee periódicos. Pero el periódico no forma personalidades. Son estadísticas verdaderamente tristes.

Dice una revista de Norteamérica que los suramericanos tenemos cien hectáreas de Inteligencia cada uno y cultivamos solamente una, porque nos parece tiempo perdido el que dedicamos a leer, Y cuenta el caso picante de una. empresa que compra cerebros para injertarlo. tarde cuando se descubra el modo de poderle pasar el cerebro de uno que muere, a un enfermo cerebral. Por el cerebro de un alemán ofrecí mil dólares, porque esta muy desgastados. Por el cerebro de un norteamericano
Ofrece dos mil dolares porque esta medio desgastado

pero por el cerebro de un suramericano ofrece diez mil dólares porque murió el señor sin haberlo estrenado. No gastaba tiempo en leer ni en estudiar Es humor negro, pero tiene mucho de verdad. Y es triste que así sea. Por eso exclamaba entristecido el poeta Cobo Borda: “Cuando hayamos terminado nuestro irresponsable paseo por esta vida tendremos descansado nuestro cerebro, y nuestra ignorancia se habrá conservado intacta. Qué lastima que ésto pueda ser cierto!

LA MAYOR PARTE DE LA CULTURA DE UNA PERSONA SE DEBE A LO QUE ELLA SE HA PROCURADO POR SI MISMA, afirma un gran sabio actual. Y es curioso ver con hechos que los grandes personajes de la humanidad hero» autodidactas, o sea se instruyeron por su propia cuenta sin asistir a Universidades. Basta citar unos ejemplos: Hanry Ford, el fundador de la casa de automóviles que lleva su apellido, toda la formación que tuvo la adquirió a base de lecturas hechas por su propia iniciativa. Chrysler, otro gran productor de automóviles empezó como simple carguero de bultos, y terminó de gerente general de la tercera empresa mundial ‘de automáviles, la preparación que tuvo se la consiguió
él por su propia cuenta. Napoleón ya a los 14 años, mientras sus compañeros de colegio pasaban las Urdes jugan- -do y las noches de vacaciones en juergas y bailes, él empleaba esos tiempos libres en la biblioteca leyendo. Leía los libro; que mía eran de su gusto, por ej.: la historia de los grandes guerrero., etc., pero leía y leída. Después cuando otro; afirmaban que él tenía un “genteclilo” que aconsejaba lo que tanía que hacer para obtener tantos en exitos en su empresa, respondía: “Un geniecillo? Sí el geniecillo es que he pado muchas horas ustudiando, ydel estudio salen las Ideas luminosa”. Cuando Marco Fidel Suárez llegó a Bogotá, totalmenú pobre. corislguio empleo como vendedor de gaseosas en una tienda. Y en los ratos libres, cuando no llegaban compradores, se dedicaba a leer y leer, y llegó a ser una eminencia hispanoamericana y presidente del país.

Es que LA MEJOR UNIVERSIDAD SON LOS LIBROS, como cito Carlyle. Lo mejor de la lecturaPor eso hay que tomanse tiempo para leer. La lectura de libros buenos es la mejor vitamina para el cerebro. Y no nos hagamos la ilusión de que no tenemos tiempo para leer. CADA PERSONA TIENE TIEMPO PARA AQUELLO QUE AMA. Eso de que no tenemos tiempo es una pura farsa, una máscara de nuestra pereza para engañamos como a nenés recién nacidos. Si no nos tomamos tiempo Para leer, el espíritu se puede morir de hambre y desnutrión.

Alguno dirá: ‘pero es que si leo le quito un tiempo muy importante a mi trabajo”. Eso no es ciertó. Lo seria si sus lecturas son de periódicos amarillos y revistas sensacionalistas. Pero si lo que usted lee son libros formativos ese tiempo que le quita a su trabajo material para dedicarlo a la lectura se le convierte én fecundidad y eficacia. en ideas luminosas que le compensarán pronto el tiempo que le restó a la actividad material.

Los sícologos enseñan que cada Uno tiene que Procurarse una formación permanente a sí mismo, porque en lo intelectual, no adelantar es retroceder , Hay que hacer como los buenos ahorradores : cada día van amontonanda un poquito más de ahorros, y cuando menos se imagi nan los vecinos, ellos ya están bien, económicamente. Hay que leer y leer libros formativos, e iremos subiendo un escalón en la cultura con cada página que leamos, y cuando menos se den cuenta los demás, ya irémos muy alto en cultura y saber . Hay que hacer como hacen los ingenieros con la represas en el Invierno aprovechar todas las aguas sobrantes para llenar hasta el borde la represa. Y en el verano todos se beneficiarán de este alma cenamiento. Hay que aprovechar los ratos libres para amontonar conocimientos en la mente. Después veremos que nada de lo útil que se aprende se queda luego sin oportunidad para aprovecharlo.

Para muchísimas personas, la oportunidad de recibir clases teriman en sexto de bachillerato o quizá mucho antes por eso no les queda otro medio que auto-instruírse por su ceunta leyendo., leyendo Es necesario adquirir la pasion por la lectura. Esta será una e nues as mejores CONQUISTAS. Lo ingleses diecne que la lectura de un beun libro aleja mas tristezas que un litro de Whisky. Y muchos saben que por experiencia que sio es así. Nosotros no le pediimos al lector que nos crea. Solo le pedimos que haga. prueba. Unamuno exclamaba: “Líbreme Dios de los que sabiendo leer se privan del placer de la lectura”. Y los antiguos repetían: “Dime qué lees y te diré Quién eres”

En España, respecto a los regalos, tienen un slogan: “SIEMPRE ES MEJOR UN LIBRO”. Hay personas que regalan solo para el estómago (comidas o bebidas) o solo para 1. piel (vestidos) o para la vanidad (joyas, adornos) pero nuncá regalan para el espíritu: jamás regalan un buen libro. Olvidan que quien regala un libro provechoso ya tienen ante Dios un mérito incalculable, porque desde esas páginas de suscitarán en el espíritu pensamientos que elevarán toda la personalidad. Por eso el gran educador San Juan Bosco repetía: “Propagad buenos libros. Solo Dios sabe el bien inmenso que hace una buena lectura”. Og Mandino, llamado “El Profeta del higlo XX” por la inspiración admirable de sus escritos, afirma: “Seguramente Dios ha intervenido directamente la redacción de ciertos libros, por que el bien que hacen a quien los leen es incalcuIable”. Cuando uno termina de leer, por ej.: Cómo amigos”, Carnegie “El valor del Pensamiento”, de Marden, o el poder del pensamiento eficaz”, de Peale, o ‘Secretos para triunfar, en la vida”, de P. Eliécer etc., no púede menos que que exclamar “Jamas críe que una lectura pudiera transformar de manera tan admirable mi modo de pensar y mi vida toda”. MUCHOS NO SON MAS POR QUE NO LEEN MAS. Es necesario considerar la lectura como parte de nuestro trabajo diario. No es un tiempo de segunda clase. Es el más rendidor de todo el día.

Y QUE SE GANA CON LEER?

Ya hemos visto que la buena lectura es una vitamina que enriquece el cerebro y que muchos grandes personajes se autoformaron base de leer libros provechosos. Pero el buen libro trae otro gran provecho al lector: lo divierte. La palabra divertir viene de dos palabras latinas: di-vertere, que significa verter en otra parte, o sea trasladar la atención a otro asunto. La persona que está llena de problemas y angustias empieza a leer un libro ameno e inmediatamente su mente se traslada de las amarguras de sus problemas aun mundo maravilloso y distinto que le hace olvidar la. amarguras presentes. Adolescente hay que a base de hacerles leer libros interesantes, biografias de grande personajes, historias deportivas, etc., sacan su imaginación del pozo podrido de los pensamiento. lúbricos y la trasladan al hermoso mundo del futuro o del pasado, librándose así de la obsesión sexual (o deseo contínuo de sexualidad) que es uno de los monstruos que mas esclavizan y hacen triste la vida de un joven. Muchos angustiados que no podían conciliar el sueño o se estaban labrando una úlcera duodenal por vivir rumiando sus amarguras, al encontrarse con un libro interesante echaron lejos el insomio y cicatrizaron la herida de sus Intestino.. Lo que necesitaban era divertirse o trasladar su atención a otra pate, y con una buena lectura lo consiguieron.

Pero los bienes de una buena lectura no son solo fisicos o síquico., sino Sobretodo espirituales. El gran doctor San Bernardo decía: Si lees solo por saber más, es curiosidad Si lees por aparecer más sabio ante los otros, es vanidad, Si lees para ganar más, es negocio, Si lees para poder hacer mayor bien al prójimo es Caridad. Pero si lees para volverte mejor, eso es prudencia perfecta y tu más grande inversión”.

Para eso es que tenemos que leer: para volvenos mejo Y esto se consigue de una manera admirable con los buenos libros. Basta citar unos ejemplo. absolutamente históricos: San Agustín deja de ser un Pecador vicioso y se convierte en el más grande apóstol de su siglo al leer las epístolas de San Pablo. San Francisco el más parrandista bailarin de Asís se convierte en el santo más popular de su tiempo al oir el evangelio de San Lucas San lgnacio, un capitán orgulloso lee unas vidas de santos y experimenta un fenómeno especial; antes al terminar de leer novelas sentía en su alma inmensa tristeza y desáni mo. Ahora, al terminar de leer estas biografias sintió en su espíritu el más grande anhelo de imitar a eso, campeones de santidad, y su alma se inundó de agradabilísima alegría. Santa Teresa en su juventud se dedicó, leer novelas y su vida de perfección se fue disminuyendo, pero de pronto cambió sus lecturas profanas por libros reli giosos y en poco tiempo los progresos que hizo en santidad fueron tan notorios que la gente se quedaba admira da. San Juan Bosco narra que en su juventud era muy Orgulloso y “Imitación de Cristo” y obtuvo un cambio radical en su conducta D. Pablo Albezione, el fundador de la más grande sociedad editorial moderna, la Sociedad de San Pablo, en su bachillerato empezó a leer de todo y su conducta dejó tanto que desear que no lo admitieron más en el Seminario; cambió entonces sus lecturas de mala clase por lectura, estrictamente formtivas y llegó a ser un pro.hombre admirable. Leía dos horas cada día. así hay millones de personas en el mundo (y las ha habido en el pasado y las habrá en el futuro) cuyo cambio y mejoría de vida y de conducta tiene una causa Importante: haber leído libros buenos. El ejercicio físico quita la pereza y el raquitismo del cuerpo. y la buena lectura aleja la tuberculosis del espíritu. La lectura de libros espirituales ha hecho más bien que muchas otras causas. Porque como decía el autor del primer diccionario San Isidoro: “Cuando rezamos, hablamos nosotros a Dios” cuando leemos buenos libros nos habla Dios a nosotros”, Y siempre que El habla transforma los espíritus de buena voluntad.

Sarasate, el prodigioso violinista, decía: “cuando dejo un día de ensayar, lo nota yo. Cuando dejo dos días sin+ ensayo, lo nota el público”. Así tendríamos que decir: “Cuando dejo un día sin leer lo noto yo mismo, cuando ‘dejo varios días sin una buena lectura, mis prójimos no tan mi descenso”. Nadie da de lo que no tiene. Si no amontono sabiduría en mi mente, qué podré repartir a los demás? Los que leen libros provechosos dan pasos de gigante en el camino de la perfección. Por eso cuando la gente pedía al admirable sabio San Alfonso un buen consejo para llegar a la perfección. él repetía: leer, leer, leer libros espirituales”. Y recomendaba a todos que se esforzarán por adquirir la costumbre de leer.

Hace poco nombraron Cardenal al hijo de una familia alemana. En la fiesta de la entronización. un amigo pre- ¡guntó al padre de familia por qué sus hijos habían logrado todos un provenir tan halagüeño, y el buen hombre respondió: “siempre en mi hogar nos preocupamos porque nuestros hijos leyeran libros formativos. Jamás les dejamos revistas dañosas. Y creo que el éxito al que han llegado todos ellos sea un fruto de las buenas lecturas que desde niños nunca han dejado de hacer”.

Un día sin una buena lectura es un día “varado” en mitad del río de la existencia, sin progreso hacia la meta. (Peguy).

Lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado. Lo que sea tu conversación y tu trato puede provenir de lo que hayan sido tus lecturas.

Por eso viene muy a propósito el Testamento del Pasteur, inventor de las vacunas: “pregúntate al de cada día: Qué hice hoy por instruírme?”.

Y finalmente QUE DEBEMOS LEER?

Og Mandino ha hecho un estudio en Estados Unidos y ha sacado la conclusión de que la gente triunfa si lee Cuánto más nos especialicemos en lo que tenemos que hacer, mayóres serán nuestros éxitos. Hoy los triunfos los consiguen los que se especializan. Hay que leer más acerca del oficio que estamos desempeñando. Esto lleva a sentirse más plenamente realizado.

Leer más libros que revistas y periódicos. La revista y el periódico son sensacionalistas y alimentan de basura, de mentira. El libro es meditado y hecho por especialistas bien documentados.

Hay que leer libros adaptados a nuestra capacidad intelectual. Si solo tenemos capacidad de linterna, no intentemo, abarcar el horizonte de un reflector de aeropuerto. Pero leamos. Cuidado sí con las novelas! ellas pintan un mundo irreal, y contagian de tristeza. Hacen siempre más mal que bien. Leamos sí biografias y sobre todo la S. Biblia, el libro de los libros, cuya lectura en cada página nos hace subir un escalón más hacia la perfección y la felicidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: